¿Intolerancia a la lactosa pasajera? ¿Qué síntomas tiene?

Cada día surgen nuevos casos de intolerancia a la lactosa, y es que hasta un 70% de la población mundial padece esta intolerancia. Debemos aclarar que la intolerancia no es una enfermedad, si no que podríamos definirla como una incapacidad para digerir el azúcar presente en la leche, molécula conocida como lactosa.

Sin embargo, ¿puede ser esta intolerancia a la lactosa pasajera o es algo que nos acompaña durante toda la vida?

Sintomas de intolerancia a la lactosa

Esta intolerancia produce diferentes síntomas, como dolor abdominal, mareos, diarrea y gases, malestar estomacal, etc. La diferencia principal con una reacción alérgica a la leche, es que ésta es una reacción del organismo que puede provocar anafilaxia y por lo tanto, la muerte de la persona en los casos más graves. En cambio, la intolerancia crea malestar en quien la consume, pero no provoca un fallo en el organismo.

Si bien es cierto que a un porcentaje de personas la intolerancia a la lactosa les acompaña durante toda su vida, existe otro gran porcentaje que tiene episodios transitorios y después pueden volver a tomarla sin problemas.

Aún con todo, en muchos casos, la introducción paulatina de la lactosa puede desembocar en una aceptación de la misma por parte de nuestro organismo, aunque siempre bajo la supervisión de un profesional cualificado.

Si notas que la leche se te empieza a hacer pesada y te cuesta digerirla, lo mejor es que vayas a tu médico de cabecera para que te realicen unas pruebas para detectar esta intolerancia.

Deja un comentario